La nueva promesa musical

El destino de Santiago Alberto estaba escrito para la música. Nacido en el seno de una familia de músicos, contó con la suerte de tener como padrino y mentor a uno de los artistas más importantes e influyentes de la historia de la música: Juan Gabriel.

Sus padres conocieron a Juan Gabriel en los años 80 en Nuevo México y se hicieron grandes amigos; el padre de Santiago Alberto ayudaba al artista en tareas varias, entre ellas administrar su rancho en Santa Fe. Santiago Alberto consideraba ese rancho como su segundo hogar y pasó mucho tiempo de su infancia allí con sus padres y su “tío Alberto”, como él le decía de cariño.

Sus inicios en la música

Santiago Alberto creció rodeado de música e instrumentos, viendo los conciertos de su tío y a sus padres ensayar. Fue así como comenzó a descubrir su propio sonido. De niño le encantaba tocar la batería, la guitarra y cantar. Con apenas 7 años, grabó su primera canción y que sonó en la radio. En el colegio, los profesores notaron rápidamente su talento para la música y lo ayudaban en todo tipo de presentaciones.

En la secundaria, decidió unirse a un mariachi para continuar sus estudios musicales y así tuvo la oportunidad de participar en muchas presentaciones. Entre esos eventos estaba uno de los festivales de mariachi más importantes de los Estados Unidos que se realiza en Albuquerque. Se presentó a la audición, quedó entre los seleccionados y tuvo la oportunidad de estudiar con algunos de sus ídolos como Chuy Hernández y su hermano José Hernández, quienes trabajaron con Juan Gabriel en la producción de su álbum “Todo” y en otros proyectos.

El mariachi le dió a Santiago Alberto la plataforma para crecer como músico y expandir su rango a otras habilidades como el canto, y hacer parte de interesantes oportunidades para su carrera como tocar en conciertos para grandes artistas como Ana Gabriel, Paquita la del Barrio, Ana Bárbara, Yolanda del Río, entro muchos otros.

Mientras impartía clases de mariachi en colegios de Los Ángeles, Santiago Alberto continuó con su trabajo en un mariachi profesional y terminó la universidad con un B.A. en Música. Por esa época empezó a darle forma a un proyecto personal en el que ya venía pensando desde hace tiempo y en el que había comenzado a trabajar con Juan Gabriel: su primer álbum musical. Al ver el talento natural y la ética laboral de Santiago, el artista lo motivó a trabajar en el disco, seleccionó las canciones y le dio una guía y recomendaciones de cómo grabarlas para que sonaran mejor. Así Santiago Alberto se centró exclusivamente en este álbum, en el que él mismo produjo todos los arreglos musicales.

Comienza el futuro de esta promesa musical

Aprovechando que Juan Gabriel estaría dando un concierto en Los Ángeles, Santiago Alberto se aseguró de ver a su tío y mostrarle orgullosamente el demo de la primera canción del proyecto que habían iniciado juntos. Santiago recuerda el día del concierto como una de las mejores interpretaciones de él, que haya visto, como si hubiera estado dándole su última lección musical. Jamás se imaginó, que ese día sería la última vez que lo vería.

Tras la partida de su mentor, Santiago Alberto se propuso a hacer todo lo que estuviera en su poder para terminar su primer álbum y hoy tenemos la fortuna de escucharlo finalizado. “Con amor” está compuesto por dos canciones originales escritas por Santiago Alberto y una colección de covers al estilo mariachi moderno –algunos temas mezclan ritmos contemporáneos con el mariachi– que son un homenaje a Juan Gabriel y a todos los grandes artistas de la música latinoamericana de ayer. Todos los arreglos musicales fueron realizados por el joven artista. El primer sencillo que se desprende de este trabajo discográfico es una versión ranchera del éxito de los años 70 “Amor de estudiante” del cantante mexicano Roberto Jordán.

El álbum viene también cargado de muchas sorpresas, entre ellas, un dúo con Juan Gabriel en el que interpretan uno de los éxitos de la estrella, que fue la primera canción que su maestro Juanito le enseño de niño.

Con esta ópera prima, Santiago Alberto entra pisando fuerte al mercado musical y comienza así a cumplir con su destino.

Santiago Alberto reside en Los Ángeles donde continúa trabajando con el mariachi y dando clases de su arte en las escuelas de la ciudad, así como en la promoción de su primer disco.